Cristina Tavío vuelvesantacruz

UNA CIUDAD PARA VIVIR E INVERTIR

In Opinión by CristinaTavioLeave a Comment

Artículo publicado en El Día el 12 de abril de 2015

Los vecinos de Santa Cruz echamos de menos aquel pulso acelerado que la convirtió en una gran capital, diversa y plural, con empleo y oportunidades para todos y unos servicios públicos de calidad sin importar en que barrio viviéramos. Aquello que nos hacía una ciudad para vivir y sonreír.
Por eso de cara al 24 de mayo, mi equipo y yo trabajamos para un nuevo futuro de progreso y bienestar para la ciudad. Lo relevante no será lo que ocurra ese día, sino en los próximos cuatro años. Sus barrios y vecinos nos lo jugamos todo.

Necesitamos aparcar política e ideología y unirnos en la eficacia y la gestión. Porque ha faltado eficacia a la hora de gestionar nuestros recursos, con un grave deterioro de los servicios públicos. Porque ha faltado ambición a la hora de planear y proyectar nuestro futuro. Y ha faltado consenso sobre los grandes temas de la ciudad.
Hoy el inicio de la recuperación es un hecho innegable y reconocido por todos. Y aunque falta #MuchoPorHacer para que llegue a cada hogar chicharrero, queda la satisfacción de que las reformas del Gobierno Nacional han ido #Enlabuenadireccion y empiezan a arrastrar en su inercia a la mayoría de provincias españolas, con crecimientos de récord en empleo.

AgTKTiq5iRwS-_opKyA5DB9JKAN7APU31jYn1N9JfeOGAtrás empiezan a quedar los días en que a los populares se nos criticaba por asumir el reto de unas reformas necesarias, ante el que otros prefirieron salir por la puerta de atrás. Y asumirlo sin importar el precio político ante una situación de quiebra económica y al borde del precipicio de un peligroso rescate. Actuamos con convicción y por principios. Ahora esos mismos que antes nos criticaban, tratan de sacar pecho y ponerse delante en la foto, para llenar portadas y páginas de la prensa intentando atribuirse méritos. Pero los vecinos de Santa Cruz saben que nada hicieron de su parte del trabajo, y prefirieron sentarse a mirar y culpar a los demás de todo lo malo.

Porque fue un grave error subir los impuestos municipales más de un 6% en 2014 cuando había margen para bajarlos. O que en el peor momento de la crisis cada chicharrero pasara a pagar de media 160€ más que un vecino de Las Palmas. Bajar los impuestos es posible y las familias y empresarios de Santa Cruz lo necesitan. Pero no de manera raquítica y electoralista sino con convicción y por principios. Como está haciendo el Gobierno Nacional, como hará María Australia Navarro como Presidenta del Gobierno de Canarias, y como les aseguro que haré desde el Ayuntamiento de Santa Cruz.

Porque se han dedicado a vacilar con el planeamiento. Paralizado por más de una década por la revisión del PGO, aprobado en 2014, quedan aún por levantar las suspensiones impuestas sobre el 80% del suelo urbano y desarrollar 19 de los 22 planes parciales. El planeamiento es seguridad para las inversiones, y las administraciones tenemos que trabajar para atraerlas y facilitarlas, no para espantarlas.

Porque siendo región ultra periférica, no han sabido dar la cara a la financiación que la Unión Europea nos pone a disposición. En particular para aquellas que se proponen transformarse de manera sostenible, inteligente y racional. Nuestros objetivos de la Capitalidad Verde Europea 2019, el Plan Anaga, y los que pronto presentaremos para el Litoral y todos los barrios de la ciudad, atraerán decenas de millones de euros para nuestras empresas y autónomos, para proyectos que barrio por barrio irán transformando la ciudad.

Para ello una de nuestras apuestas será crear el “Centro del emprendedor y la empresa” en la Sociedad de Desarrollo de Santa Cruz. Concentrará las gestiones en materia de tributos, licencias y trámites municipales, y ayudará a empresarios, autónomos y particulares a obtener financiación europea y nacional para esos proyectos que necesita la ciudad. Hay que ponérselo fácil a quienes quieren invertir, generar actividad económica y empleos, y a quienes defienden a capa y espada sus negocios y a sus trabajadores. No puede ser que tanto en los barrios como en el centro, sea más fácil cerrar una empresa que abrirla.

Santa Cruz tiene que ser de nuevo una ciudad para vivir y sonreír y también para invertir.

Comparte este artículo

Deja tu comentario